Volver a Inicio

Trayectoria


Nuestra Historia comenzó el 2 de Marzo de 1926, cuando Eduardo N. Gonzalez recibió una carta. La firmaba Mr. Dupuy, gerente de Ventas de General Motors. En dos carillas prolijamente mecanografiadas, se le notificaba al Sr. Gonzalez que acababa de ser nombrado concesionario de la marca. Eduardo tenía 24 años. Más de ochenta años han transcurrido y bajo el nombre de Tito Gonzalez continuamos con el mismo espíritu emprendedor de aquel entonces que ha hecho de nuestra empresa un símbolo de seriedad y responsabilidad en la comercialización de automotores en el país.

Las historias de los Concesionarios suelen parecerse en cuanto al febril cariño por la marca, las ganas de defenderla y las tantas anécdotas desperdigadas por el tiempo.

Esta empresa Familiar que comenzó el 2 de Marzo de 1926, cuando el Sr. Eduardo N. Gonzalez recibió una carta, sigue creciendo y viviendo con energía en nuestra querida Argentina.

Una muy significativa fue cuando en el correr del año 1930 la vida de la empresa fue amenizada por una original creación: El Colectivo. Éste constituyó una de las más llamativas exclusividades argentinas. Don Eduardo N. Gonzalez descubrió que los chasis de camión se podían aplicar perfectamente a la construcción de colectivos, sólo era necesario alargarlos. Así fue que mandó carrozar colectivos, los comercializó y formó él mismo una Sociedad de colectiveros. Tito, hijo mayor de Eduardo N. Desde bien chico seguía con interés las actividades de su padre.

Un día, cuando ya tenía 4 años, Don Eduardo que acostumbraba llegar a su casa con algunas golosinas escondidas en sus bolsillos, al dejarse revisar, le preguntó a su hijo- “¿De que color te gustaría que pintemos los colectivos?” – Tito, habiendo encontrado lo que buscaba en su juego no hizo más que mostrarle una caja de chiclets Adam y le dijo – “Amarillo con tiritas azules como los chicles que me diste”- . Desde ese día la línea 60, en aquel momento 31, se caracteriza por sus colores amarillo y azul en el medio.

Años mas tarde, después de recibirse de bachiller en 1944, Eduardo S. “Tito” Gonzalez resolvió comenzar a trabajar en la empresa de su padre. Primero frecuentó el taller para interiorizarse de detalles técnicos, luego conoció el área administrativa y en 1946 comenzó a trabajar como vendedor. Incansable trotamundos en busca de inspiración para expandir sus operaciones y mejorar las relaciones con los clientes a través de la excelencia del servicio. Tito cristalizó un proyecto que perdura, acrecentado en sus alcances con la colaboración de sus hijos.

En 1968, ya girando bajo el nombre de Tito Gonzalez, Tito con el mismo empeño y entusiasmo que su Padre supo siempre llevar la empresa adelante con éxito, aún en los momentos más difíciles. Siete años más tarde su hijo mayor, Eduardo S. Gonzalez comenzó a colaborar con él en el manejo de la Concesionaria, al igual que lo hicieron poco tiempo después sus otros tres hijos varones, Fernando, Mariano y Diego. Todos nietos de Don Eduardo. Ya transitaba por la Empresa la tercera generación

Actualmente ya se sumó la cuarta generación a la Concesionaria. Catalina y Fernando N., hijos de Fernando, nietos de Tito y bisnietos de Eduardo N. Gonzalez colaboran con su padre en el crecimiento de la empresa. Hoy en día contamos con más de 9.000 m2 de instalaciones, un excelente taller con personal altamente capacitado y un gran equipo de ventas dispuesto a asesorar al cliente y brindarle la mayor información en cuanto a producto, planes de financiación y promociones. Siempre apoyados en una sólida conducción, que garantiza tranquilidad, seguridad y perdurabilidad.

Luego de más de 90 años de trayectoria y decenas de miles de autos entregados seguimos siendo líder en la comercialización de automotores. Nos siguen caracterizando las mismas premisas que nos dieron origen: Seriedad, Responsabilidad y Servicio al cliente. Tito Gonzalez continúa su trayectoria en el Siglo XXI, floreciendo en prestigio y calidad de Servicio. Acompañada de clientes que siguen confiando en nosotros.